El fuego se reactiva con los vientos; casi 400 mil hectáreas aún no logran restaurarse{

noticia-003142.jpg (85.08 KB)

Desastres naturales

Resp: El deber   Martes, 17 de agosto de 2021

El Deber/ESPAÑOL :: SANTA CRUZ / INCENDIOS / FORESTALES / AFECTACION / MEDIO AMBIENTE / REACTIVACION

El panorama es complejo, los bomberos están agotados, los que se encuentran en San Matías llevan ya un mes y dos semanas en el lugar, peleando contra las llamas, y cuando la situación parecía estar bajo control, irrumpieron los fuertes vientos de la semana pasada, que reactivaron los incendios, con ayuda de otros factores.

Hasta ayer, la Gobernación de Santa Cruz informó sobre cuatro focos de incendio activos, ubicados en los municipios de Roboré, San Ignacio de Velasco, Ascensión de Guarayos y San Matías, dos de ellos en áreas protegidas, tanto en Tucabaca como en AMNI San Matías.

Yovenka Rosado, jefa de la Unidad de Bomberos Forestales de la Gobernación, dio a conocer que en San Matías, militares y Gobernación están trabajando arduamente, que hay maquinaria pesada del Servicio Departamental de Caminos (Sedcam), cisternas y maquinaria de Defensa Civil, pero que por el tipo de combustible se dificulta la liquidación del fuego.

Del mismo modo, explicó que en Roboré hubo la reactivación en un punto, donde están trabajando la Gobernación, guardaparques, técnicos del municipio y militares; pero además se reportó un nuevo incendio, o sea que suman ya dos los puntos en Roboré.

En San Ignacio se encuentra una brigada de la Gobernación, trabajando con maquinaria pesada de los estancieros cercanos al incendio, “se están haciendo líneas de defensa, se está coordinando con militares y técnicos del municipio; esperamos que entre hoy y mañana podamos controlarlo”, informó.

En lo que respecta a Guarayos, Rosado lamentó que esta emergencia se encuentre en una pendiente, en un cerro, con combustible de cusisales, monte alto y pajonales, lo que dificulta las tareas de combate. Allí están trabajando bomberos voluntarios, técnicos del municipio, están ingresando militares y se tiene el dato que llegará también un contingente de bomberos de la Policía boliviana.

La jefa de los bomberos de la Gobernación también dijo que el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif), solo ayer, detectó 19 focos de quemas en los municipios de San Ignacio de Velasco, San Matías, San Miguel y Concepción.

“En lo que va del mes ya tenemos 2.642 focos de quema, y en lo que va del año contabilizamos 17.366. Lamentablemente los pronósticos en cuanto a los vientos nos preocupan, ya que en los próximos días tendremos ráfagas de 80 km/h, es por eso que la Gobernación está preparando a sus instructores forestales para acudir de forma oportuna a los municipios que así lo requieran”, indicó.

Ya desde el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) se informó que esta semana las temperaturas subirían a 30 grados centígrados, y que en la Chiquitania, la zona más afectada por el fuego, llegarían a 37 grados. La directora regional del Senamhi, Cristina Chirinos, explicó que la humedad relativa del ambiente oscilará entre el 40 y 60%, pero que en la Chiquitania será entre 30 y 50%.

“Se habla del 30/30/30, es un triángulo que hace referencia a cuando los vientos están por encima de los 30 km/h, la temperatura está por encima de los 30 grados centígrados y la humedad por debajo del 30%, entonces se dice que esas tres variables meteorológicas son condiciones ideales y favorables para que se propaguen los focos de quema”, alertó. A eso agregó las pocas precipitaciones, por lo menos hasta después del 20 de agosto.

Naturaleza sin respiro

Un informe de la Fundación para la Conservación del Bosque Seco Chiquitano (FCBC) arrojó que 366.654 hectáreas se quemaron de forma recurrente, tanto en 2019 como en 2020, número que equivale al 17% del total de superficie quemada en esos años.

Sobre este punto, Daniel Villarroel, subgerente de Investigación de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), explicó que hay zonas muy sensibles y más vulnerables a la recurrencia de los incendios. Según el experto, la parte amazónica es la que se ve afectada de forma más grave, y el bosque seco chiquitano también, aunque con un daño menos serio.

“Zonas que están vulnerables son el territorio Monte Verde, la reserva de Copaibo y una parte del Parque Nacional Noel Kempff. Si vuelven a quemarse, entrarían en proceso de degradación, no solo desde el punto de vista ecológico, sino forestal”, dijo.

También puso énfasis en la parte de Ñembi Guasu, que ya fue afectada de forma dramática, con un daño del 70%, que de repetirse, puede tener secuelas catastróficas.

Lugares identificados

Tipos de evento